Tema 5. Velocidad de obturación y movimiento (I)

Después de un tiempo un poquito largo sin continuar con el curso, vamos a profundizar ahora en el siguiente control de exposición que es la velocidad de obturación, o su inverso el tiempo de exposición. [Por ejemplo: una velocidad de 1000 corresponde a 1/1000 segundos, un segundo dividido entre 1000].

Como veíamos en el tema 3, para que la imagen se forme correctamente se requiere que el sensor (o película) se exponga a la luz una determinada cantidad de tiempo.

Si el tiempo es muy breve, podremos “congelar” el movimiento, y la imagen será nítida aunque el objeto se mueva. Pero si, por el contrario, el tiempo es más largo, el sujeto o nuestra cámara se puede haber movido durante ese instante, con lo que va a producir una imagen “borrosa” o “movida”. Lo que ocurre es que cada punto de la imagen del sujeto en el sensor se ha movido durante el tiempo de exposición.

Velocidad de obturación

Velocidad de obturación



En la imagen aparecen las tomas a velocidad 8 (1/8 segundo), 80 y 400. (Está tomada con trípode para que solo se mueva el agua). Se pueden aumentar los tiempos de exposición incluso a minutos (para ello se requieren filtros denominados de densidad neutra que dejan pasar menos luz) o, al contrario, utilizar una velocidad bastante mayor a 400, que daría el efecto de “agua congelada”. ¡Lástima que cuando hice las fotos en enero pasado no pensaba en el blog, para haber utilizado mayor rango de velocidades!

Como vemos, al igual que con la apertura del diafragma podemos controlar la nitidez en cuanto a enfoque (profundidad de campo), con la velocidad podemos elegir:

  • Velocidad alta (tiempo corto) para congelar la imagen y dejar el objeto nítido o,
  • Velocidad lenta (tiempo largo) si queremos dar sensación de movimiento con cierto emborronamiento del sujeto.

¡Ojo! O elegimos nitidez o sensación de movimiento (emborronamiento intencionado). Lo que no va a quedar bien es dejar las cosas “a medias”. Un pequeño emborronamiento no dará sensación de movimiento sino de falta de nitidez. Esto es una ambigüedad, que normalmente se considera un error del fotógrafo.

Nos centramos a partir de ahora en qué debemos tener en cuenta para conseguir nitidez, referido en este caso a la velocidad de obturación. Y una vez que lo sepamos, nos será también fácil conseguir el emborronamiento necesario para dar sensación de movimiento.

Vamos a ver que el movimiento se puede deber a dos causas:

  • Es la cámara la que se ha movido durante el tiempo de exposición
  • El movimiento se produce en el sujeto fotografiado

Y vemos qué podemos hacer en cada caso.

1. Evitar el movimiento de la cámara

Cuando disparamos con la cámara en mano, por muy buen pulso que tengamos, es normal que algo se mueva. Para evitar que la foto salga “movida” o trepidada se recomienda utilizar una velocidad alta. Pero, ¿qué velocidad es suficientemente alta? Se suele utilizar la regla que sugiere usar al menos la distancia focal equivalente en full frame. Ejemplos:

  • Para cámara full frame, una distancia focal (DF) de 100mm, requerirá que la velocidad sea al menos de 100 (1/100 segundos).
  • Si tengo una cámara APS-C con factor de multiplicación 1.5, para DF=100mm, se recomienda velocidad mayor de 150.

De todas maneras estos valores se consideran muy optimistas, especialmente si fotografiamos objetos cercanos (veremos que el emborronamiento es mayor a menor distancia al sujeto). En este caso conviene utilizar velocidades mayores. Cuanto mayor sea esta, menor riesgo de trepidación. De todas maneras conviene hacer pruebas a diferentes velocidades y distancias focales para conocer nuestro pulso.

Y ¡ojo!, es posible que no percibamos en el monitor de la cámara que una foto está trepidada (si no la observamos en detalle, haciendo zoom) y nos llevemos una decepción al verla a tamaño grande en el ordenador.

Sin ánimo de aburriros mucho, podemos ver que el movimiento de la cámara se puede descomponer básicamente en dos:

Componentes del movimiento de cámara

Componentes del movimiento de cámara


[En la imagen se presentan los movimientos en vertical, aunque puede ser en cualquier otra dirección]

  • Movimiento de cabeceo (o giro): en el sujeto un punto a mitad de distancia se emborrona la mitad que un punto a doble distancia, pero como la imagen formada es el aproximadamente doble de grande a mitad de distancia y viceversa, se compensan y todas las distancias quedan igual de borrosas. Vamos, que es un emborronamiento “democrático”.
  • Movimiento de traslación: en este caso en el sujeto los emborronamientos son iguales a todas las distancias, pero al trasladarlo a la imagen en el sensor el emborronamiento es mayor a distancias cortas. Esto es lo que ocurre cuando vamos en el coche: los objetos cercanos, como los árboles próximos, se “mueven” muy rápido mientras que las montañas lejanas están quietas. Si hiciéramos una foto con un tiempo de exposición en el que la cámara se hubiera trasladado un metro (¡sin nada de cabeceo, claro!), la imagen de la montaña situada a varios kilómetros saldría ¡perfectamente nítida!, no así los objetos cercanos.

La conclusión es que cuanto más cercano esté el sujeto, más posibilidades de trepidación tenemos a velocidades bajas. Esta es una de las razones por las que la fotografía macro (de objetos cercanos) es más que conveniente realizarla con trípode.

Si la falta de nitidez es grande, se puede diferenciar fácilmente si una foto está desenfocada o trepidada: en esta última se verá una falta de nitidez “más irregular”, se podrán incluso las estelas de los puntos luminosos que se han movido. Pero si la trepidación es baja la falta de nitidez puede llegar a ser difícil de diferenciar de un desenfoque ligero. Sobre todo si no existen objetos a diferentes distancias para comparar.

Lástima que no tengo ningún grupo de fotos para ilustrar esto. Si consigo algunas fotos que ilustren esto, lo incluiré en una posterior entrada.

Sujeción firme de la cámara

Es importante sujetar la cámara adecuadamente: un pie ligeramente adelantado, sujetando con la mano izquierda el objetivo y el codo apoyado en el pecho, apretar el disparador suavemente pero con firmeza. Se trata de crear un “trípode” con el cuerpo. Durante el momento del disparo se debe evitar respirar (pero ojo, ¡sólo durante el momento de disparo!)

Sujeción cámara (fuente manuales Canon)

Sujeción cámara (fuente manuales Canon)


Para las fotografías verticales se coloca la mano derecha arriba para que esta mano esté libre para pulsar el disparador. Si se colocara debajo, al mover el dedo para disparar se puede mover la cámara involuntariamente.

Uso de trípode

Aunque no vamos a profundizar sobre el tema, el trípode es uno de los accesorios más importantes en fotografía, ya que permite que la cámara no se mueva durante el tiempo de exposición, que puede llegar a ser de minutos o incluso horas en fotografía nocturna.

Si somos muy exigentes con el resultado, necesitaremos un trípode muy robusto y estable, que permita incluso clavarlo en el suelo para evitar que el viento lo mueva, o las olas, si estamos a la orilla del mar. Claro que los más estables suelen ser más pesados.

Conviene que tenga una zapata de enganche rápido, que se enrosca en la cámara y permite anclarla y soltarla rápidamente del trípode. Y, rizando el rizo, las zapatas con forma hexagonal son mejores que las rectangulares, ya que estas últimas suelen coger holguras con el tiempo.

La cámara montada en el trípode no se debe disparar apretando manualmente el botón de disparo, ya que provocaríamos una trepidación de la cámara. Para ello podemos hacer dos cosas:

  • Utilizar un disparador por cable o inalámbrico. Algunos pueden tener funcionalidades adicionales como es el caso del intervalómetro, que permite hacer fotos cada cierto tiempo, que puede ser programable. Se utiliza para la técnica llamada time-lapse, que consiste en montar un video concatenando las fotos tomadas, dando la sensación de tiempo “acelerado”.
  • Solución sencilla: usar disparo retardado. Las cámaras disponen de un modo en el que la fotografía se toma unos segundos después de haber pulsado el botón de disparo (típicamente 2 o 10 segundos). La desventaja es que no podemos elegir el momento exacto del disparo. Imagínate que quieres hacer una mariposa en una flor. Con toda seguridad se habrá marchado, o habrá cambiado de posición.

Trípode y cable disparador (fuente: grancursodefotografia.com)

Trípode y cable disparador (fuente: grancursodefotografia.com)


Normalmente la escala de tiempos de obturación de las cámaras llega hasta un valor de 30 segundos. ¿Y si queremos hacer una exposición más larga? Para ello las cámaras disponen del modo B (bulb) que mantiene el obturador abierto mientras se mantenga pulsado el disparador. Los cables tienen una pestaña que permite dejar el botón disparador pulsado y los inalámbricos, si la cámara está en modo B, al pulsar la primera vez abren el obturador y al pulsar otra vez lo vuelven a cerrar, finalizando la exposición.

¿Dónde está el modo B en mi cámara?

Si es de una calidad media o alta, seguramente lo podrás elegir directamente en la rueda de modos.

Modo Bulb (fuente: noctambulos.org)

Modo Bulb (fuente: noctambulos.org)


Si no, puedes poner el modo manual y seleccionar el valor de tiempo de obturación siguiente al más lento (al de los 30 segundos que decíamos).

Si queréis ampliar información sobre el uso del trípode, tenéis cantidad de información en internet (altfoto.com, blogdelfotografo.com, xatakafoto.com, etc., etc.)

Levantar el espejo

Como veíamos en el primer esquema del tema 3, las cámaras réflex habituales disponen de un espejo que dirige la imagen al visor y debe levantarse en el momento del disparo, para dejar pasar la luz al sensor. Ese movimiento brusco del espejo también puede producir una cierta vibración en la cámara, que puede traducirse en una pequeñísima trepidación en la imagen.

Es por esto que las cámaras de cierta calidad disponen del modo de disparo con levantamiento previo del espejo (mirror-up). Para hacer la foto hay que pulsar el botón disparador dos veces, la primera levanta el espejo (y nada más) y la segunda hace la foto realmente. La selección de este modo, dependiendo de la cámara, se hará por rueda de modos de disparo o por menú.

Objetivo/cámara estabilizado

Actualmente muchos equipos están dotados de estabilización de imagen o reducción de vibraciones, que es un sistema que trata de compensar la trepidación de la cámara, permitiendo disparar a velocidades varios puntos por debajo de las que carecen de este sistema. [Recordemos que cada punto permite disminuir la velocidad a la mitad o, lo que es igual, aumentar el tiempo al doble].

Normalmente se basa en la compensación del movimiento detectado mediante acelerómetros y giroscopios. Básicamente disponemos de dos sistemas de estabilización según donde esté ubicado:

  • Estabilización en el objetivo u óptica: el sistema mueve una lente o grupo de lentes flotantes para compensar el movimiento de la cámara. Tiene la desventaja de que cada objetivo tiene que estar estabilizado y la ventaja de que suelen ganar más puntos de velocidad de exposición al estar bien adaptado al rango de focales. Este sistema lo utiliza, entre otros, Canon (IS, Image Stabilization), Nikon (VR, Vibration Reduction) y los fabricantes de objetivos Sigma (OS, Optical Stabilization) y Tamron (VC, Vibration Compensation)
  • Estabilización en cámara: el sistema mueve el sensor para compensar el movimiento de la cámara. Tiene la ventaja de que sirve para todos los objetivos incluidos los antiguos, aunque es menos efectivo. Lo utiliza Pentax (SR, Shake Reduction), Sony (SSS, Super Steady Shot).

En fin, como veis tenemos sistemas y siglas para todos los gustos.

¡Ojo! En situaciones donde no es necesario el sistema de estabilización, como es cuando utilizamos un trípode o cuando hay luz suficiente para manejar velocidades altas, se recomienda desactivarlo. Por dos motivos:

  • Consumo innecesario de batería
  • Puede funcionar cuando no se requiera, produciendo “trepidación” cuando no la hay.

Para activarlo/desactivarlo suele haber un conmutador, bien en la cámara o en el objetivo, según el sistema.

Hay situaciones en las que el trípode no sirve, como es el caso de superficies en movimiento (una barca, por ejemplo), y aquí sí que sirven los sistemas estabilizados ya que compensan el movimiento de la cámara.

Y hasta aquí hemos llegado hoy. Bueno, ha sido un poco denso, pero quería acabar con esta parte sobre el movimiento de la cámara. En la próxima parte del tema veremos qué debemos hacer para congelar el movimiento del sujeto.

Hasta la siguiente entrega.

Siguiente: Tema 5. Velocidad de obturación y movimiento (II)

Ir al índice de temas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s