Tema 7. Modos de medición de la luz

Introducción

Hasta ahora hemos visto varios temas teóricos relacionados con la formación de la imagen y hemos introducido ya bastantes conceptos importantes (distancia focal, enfoque, perspectiva, profundidad de campo, tamaño del sensor, exposición, velocidad de obturación, diafragma, ISO, ruido…).

En el siguiente bloque de temas nos centramos en los mecanismos que nos proporciona la cámara para poner en práctica todos estos conocimientos. Así que, si aún no lo has hecho, toca leer el manual de la cámara para poder sacar el máximo partido; casi habría que decir estudiarlo. Desde luego, no es una lectura recomendada para aprender fotografía si partes de cero, pero teniendo ya una base nos va a aprovechar bastante. Sobre todo conviene tenerlo a mano mientras vayamos viendo estos temas que iniciamos.

La idea es conocer perfectamente todo lo que nos ofrece la cámara y, mejor aún, llegar a conseguir manejarla de forma inconsciente, sin pensar, sin tener que mirar dónde están los mandos, sabiendo hacia qué lado tengo que girar los diales si quiero aumentar o disminuir la exposición, etc. Esto se consigue con la práctica (mucha práctica, pero no creo que necesitéis pretextos para hacer fotos, ¿no?).

La medición de la luz

Empezamos por el sistema que calcula en nuestra cámara la cantidad de luz de la escena. Para ello dispone de un fotómetro y la selección de varios modos de medición, que nos permitan adaptarnos a los diferentes casos que nos podamos encontrar.

La escena puede ser tan simple como la que tiene una tonalidad muy homogénea, donde la medición sería sencilla. O al contrario, puede tener luces muy altas y sombras muy oscuras, hasta el punto que superen al rango dinámico de nuestro sensor (diferencia o relación entre la máxima y la mínima luz que puede captar; se mide en pasos o “diafragmas”. No os preocupéis que ya hablaremos de todo esto más adelante).

Además hay que tener en cuenta que, aunque cada vez incorpore más inteligencia, la cámara no sabe lo que tú quieres obtener. Quizás estás haciendo una foto en un fondo muy claro (nieve, por ejemplo) y la cámara “cree” que hay mucha luz y subexpone. O, al revés, si el fondo es muy oscuro y únicamente hay pequeñas zonas claras en la imagen, quizás la cámara sobreexponga, incluso “quemando” las zonas claras y estropeando la foto.

Antes de “echar la culpa a la cámara”, somos nosotros los que en definitiva vamos a tener que conocer y elegir el modo de exposición que mejor se adapte a cada caso. Para ello vamos a ver cómo funciona cada uno de ellos.

Y una vez medida la luz, la cámara dispone de varios modos de exposición para elegir la combinación de velocidad de obturación, diafragma (número f), dentro de todas las posibles que den una exposición correcta. Pero esto, aunque está estrechamente relacionado con el tema de hoy, lo veremos en la próxima entrega.

Selección del modo de medición

Las cámaras ofrecen varios modos de Medición de la cantidad de luz de la escena. Os pongo los nombres utilizados por Canon y Nikon. Como veis, los iconos no siempre coinciden y en algún caso pueden llevarnos a confusión. Para otras marcas encontraréis modos similares.

– Medición evaluativa (Canon) o matricial (Nikon)

Medición evaluativa o matricial

Medición evaluativa o matricial


La cámara ajusta la exposición teniendo en cuenta una matriz de puntos, más o menos compleja según la cámara, repartidos por toda la escena. El sistema asigna un peso a cada punto de la matriz para calcular la exposición total. Suele dar más importancia o peso al centro de la imagen (al punto de con el que se realiza el enfoque como hacen algunas cámaras).

Suele recomendarse en la mayoría de las ocasiones (se dice que en el 90%) y normalmente ese el modo de medición preestablecido en muchas cámaras. Podemos considerarlo como el modo automático de medición.

También hay que tener en cuenta que las cámaras cada vez incluyen mejores sistemas de procesado que hacen que la medición sea mejor en este modo aun en casos difíciles, como un contraluz, por ejemplo.

– Medición ponderada al centro

Medición promediada al centro

Medición promediada al centro

La medición da mucho más peso o importancia al centro, aunque también tiene en cuenta el resto de la escena (por ejemplo: considera un 75% del valor obtenido para el centro y un 25% para el resto).

– Medición puntual o spot

Medición puntual

Medición puntual

Únicamente mide la luz en una parte pequeña de la escena (punto o spot), normalmente situada en el centro de la misma. El tamaño de la zona de medida depende del modelo de cámara y suele ser menor en las cámaras de alta gama (puede ser menor del 3%). En algunas cámaras la medición puntual se hace sobre el punto de enfoque (que puede no ser el central).

Suele ser un modo de medición utilizado con exposición manual midiendo con precisión apuntando con la cámara a las diferentes partes de la escena. Como os podéis imaginar esto requiere tiempo para realizar la toma. Lo ampliamos en el próximo tema.

No se recomienda utilizar este modo con modos automáticos de exposición.

– Medición parcial (Canon)

Medición parcial

Medición parcial

La medición es similar a la puntual con la salvedad de que se hace sobre aproximadamente el 9% del centro de la imagen. Útil para contraluces.

A tener en cuenta

Los exposímetros de las cámaras consideran exposición correcta para un gris de tonalidad media: si hago una foto a una cartulina muy clara, la dejará subexpuesta porque considera que hay mucha luz, y al contrario si es oscura. Digamos que la cámara trata de “centrar” la exposición, pero puede que no sea eso lo que nos interese.

Bloqueo de la medición

Las cámaras permiten bloquear la medición de la exposición de tal manera que se puede medir la luz apuntado en una dirección, bloquear, y luego reencuadrar y disparar con la exposición medida antes del bloqueo. Así se evita que la cámara vuelva a recalcular la exposición.

Por ejemplo, estamos midiendo en modo puntual (central) para hacer un contraluz, pero el objeto no queremos que quede en el centro de la imagen. Para ello apuntamos al objeto, bloqueamos la medición, recomponemos la imagen y disparamos.

El botón de bloqueo suele estar en la parte derecha trasera arriba, al alcance del pulgar derecho. Por ejemplo en las Canon, se marca con un * (asterisco).

En las cámaras sencillas el bloqueo de medición de exposición puede estar unido al bloqueo de enfoque, en las de gama media y alta se pueden bloquear independientemente: se puede medir apuntando a un objeto, enfocar en otra parte de la imagen, reencuadrar y disparar, previo bloqueo de ambos.

Conviene estudiar cómo lo hace cada cámara y qué posibilidades de configuración personalizada tiene, que son muchas en las de gama media y alta (se puede intercambiar los botones de enfoque y bloqueo de exposición, desasociar el enfoque al botón de disparo, etc. etc.).

Fotómetro externo

Finalizamos el tema comentando brevemente la existencia de fotómetros de mano o externos, que normalmente proporcionarán una medida más precisa que los fotómetros internos de las cámaras. Se suelen utilizar en estudio.

Fotómetro de mano

Fotómetro de mano

Dos tipos:

  • De luz reflejada: mide la luz reflejada en los objetos, al igual que lo hace el fotómetro de nuestra cámara. Se mide apuntando a la superficie a fotografiar y cercano a ella para que la medición sea precisa (hacia la cara de persona de la que se quiere hacer un retrato, por ejemplo).
  • De luz incidente: mide la luz que, desde la fuente de luz, incide sobre el fotómetro. Se mide colocando la luz en el lugar cercano al sujeto, apuntando hacia la fuente de luz.

Podemos encontrar fotómetros que son de los dos tipos: basta colocar una especie de semiesfera blanca semitransparente (llamada calota) para convertir el fotómetro de luz reflejada en fotómetro de luz incidente.

EL fotómetro nos dará los valores de exposición que colocaremos en la cámara en modo manual.

También hay fotómetros que miden la exposición (abertura) adecuada del destello de flash (luz no continua).

Poner en práctica

Conviene jugar con todos los conceptos que hemos visto hoy para ponerlos en práctica. Os recomendaría que utilizarais los diferentes modos de medición en diferentes condiciones, sobre todo las difíciles:

  • Contraluz
  • Escena iluminada con luz de vela
  • Escena muy contrastada (luces y sombras muy fuertes), etc.

Probar también el bloqueo de medición de exposición y reencuadre en el caso de un contraluz no centrado, utilizando modo puntual o ponderado al centro.

En fin, todo lo que se os ocurra.

Pues nada más por hoy. En el siguiente tema hablaremos de los modos de exposición que permiten la elección concreta de los tres controles: velocidad-abertura-sensibilidad.

Os espero.

Siguiente: Tema 8. Modos de exposición (I)
Ir al índice de temas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s