Tema 8. Modos de exposición (III)

Y para acabar (¡os prometo que hoy sí que acabamos!) veremos, a modo de recopilatorio, algunas consideraciones un poco más prácticas, así como otras opciones que podemos encontrar en el dial de modos.

Algunas consideraciones prácticas

En los modos automáticos (P, Tv/S y Av/A) se suele elegir la medición evaluativa/matricial.

Normalmente en los modos automáticos se utiliza la medición evaluativa o matricial que es, por así decirlo, la forma automática de medición. A medida que vayamos cogiendo experiencia iremos viendo, según el tipo de imagen e iluminación, si se requiere o no hacer una compensación de la exposición.

¡Ojo! Recordad que las cámaras mantienen el valor de compensación, por lo que conviene tenerlo en cuenta siempre que se dispare en modo automático.

Ya hemos visto que con Tv/S fijamos directamente la velocidad, mientras que con Av/A la abertura (y con ello la profundidad de campo). Sin embargo, en el visor aparece el valor del otro control, con lo cual lo podemos manejar indirectamente. Me explico con un ejemplo: en modo Av/A puedo hacer una foto con velocidad lenta (1/30 s) modificando la apertura hasta llegar a la velocidad deseada (estoy suponiendo que el nivel de luz lo permite).

Con esto, lo que quiero decir es que con estos dos modos automáticos manejamos directamente un control e indirectamente el otro.

¿Por qué el modo Av/A suele ser el modo automático más utilizado?

En este sentido el modo Av/A tiene una ventaja y es que los objetivos, entre su máxima y mínima apertura, suelen tener menos pasos que los pasos de velocidad del cuerpo de la cámara. Por ejemplo: un objetivo luminoso puede tener apertura máxima f/2.8 y mínima f/32, entre ellos hay 7 pasos (7 EV, como vimos en el tema 3, parte II), mientras que desde 30s a 1/8000s hay 18 pasos (18 EV). Quiero con esto decir que existen más valores de velocidad que queden fuera de rango, ya que requerirían aberturas mayores a la máxima o menores a la mínima que proporciona el objetivo. Lo vemos mejor en un esquema:

Diagrama velocidad-abertura

Diagrama velocidad-abertura

En el ejemplo todas son exposiciones son equivalentes a velocidad 125 (1/125 segundos) y diafragma f/8. Para velocidades de 4000 o mayor requeriríamos una apertura mayor a la máxima (número f menor al más pequeño) y para velocidades de 8 o menores requeriríamos aperturas menores a la mínima (f mayor al máximo).

Si estuviéramos trabajando en Tv/S con condiciones muy cambiantes de luz (interior/exterior, por ejemplo) tendríamos que mover el dial para obtener valores de velocidad que no requieran aberturas fuera del rango del objetivo. Sin embargo en modo Av/A se adaptaría automáticamente para dar una exposición correcta. Otra cosa es que las velocidades sean o no adecuadas (pueden ser muy lentas, que nos obliguen a usar trípode… o subir ISO).

Quizás sea por esto por lo que el modo Av/A sea el modo automático más utilizado (podéis ver una encuesta en este sentido el canonistas.com (disculpadme los “no-canonistas”).

Modo de manual y medición puntual

El modo de exposición manual es muy utilizado por muchos fotógrafos profesionales y aficionados, ya que permite controlar todos los valores. Se suele utilizar cuando la medición se puede hacer con tiempo y precisión, si bien con la práctica se puede trabajar de una forma muy rápida.

Es el método que recomienda José Benito Ruiz en el curso Un Año de Fotografía. Básicamente consiste en medir el punto más luminoso de la escena y “sobreexponer” en base a esa medida unos +2EV, dependiendo del rango dinámico del sensor. Si el rango de nuestra cámara es alto, se puede sobreexponer más sin riesgo de “quemar” la imagen (ya hablaremos más en profundidad del tema). Se debe aumentar la exposición ya que de lo contrario, el blanco quedaría como gris medio (en el centro del histograma, 0EV) y las sombras se perderían en los negros (aparecerían llenas de ruido si luego queremos aclarar la imagen en el procesado).

Si las condiciones de luz no son muy cambiantes, exponer en manual puede ser tan rápido como en modo automático: en manual cambias velocidad y abertura y en Av/A, por ejemplo, cambias la abertura y la compensación.

Pero si la luz varía rápidamente, ajustar en manual puede requerir cambiar muchos pasos los diales mientras que en automático la cámara lo hace instantáneamente. En este caso, los modos automáticos tendrán ventaja, sobre todo si no eres muy rápido ajustando la exposición.

No hay un modo que ofrezca más posibilidades creativas

Hay que tener en cuenta que no importa el modo de exposición elegido en la calidad de la imagen, sino saber elegir los valores correctos de abertura, velocidad e ISO, y se puede llegar ellos de diferentes maneras. El exposímetro es el mismo en todos los casos. Lo que quiero decir con esto es que le modo de exposición manual, por ejemplo, no ofrece mayores posibilidades creativas que los automáticos.

Tenemos tendencia a dominar un modo de exposición y olvidarnos del resto. Es una opción, pero conviene tratar de aprovechar al máximo las posibilidades de la cámara. Al menos cuando uno esté empezando sí considero importante que se prueben diferentes métodos para ir aprendiendo y descubriendo en cuál o cuáles de ellos estamos más cómodos.

Normalmente se aconseja no utilizar los automatismos de la cámara de una forma ciega, pero si sabemos lo que hacen nos pueden ser de gran utilidad.

Recomiendo que, al menos cuando tengas tiempo al hacer la foto, utilices el modo manual que te puede ayudar a entender mejor la exposición.

Importancia de exponer correctamente

Me gustaría resaltar la importancia de una exposición correcta. Aunque a la hora del procesado de la imagen obtenida se puede subir o bajar (aclarar u oscurecer sombras, luces, tonos medios, etc.), cuanto mejor hagamos la exposición en la cámara más flexibilidad tendremos en el post-procesado, ya que tendremos más información, menos ruido, menos zonas “quemadas”, etc.

Así que es una buena filosofía tratar de exponer lo mejor posible aprovechando el rango dinámico del sensor.

Cuando acabes la sesión deja tu cámara en un “estado inicial”

Una vez acabemos de utilizar la cámara, es buena idea acostumbrarse a dejar los controles de la cámara (ISO, velocidad, apertura, puntos de autoenfoque, modo de medición, etc.) en unos valores iniciales. Por iniciales me refiero a aquellos que solemos utilizar habitualmente: por ejemplo ISO100, modo de exposición manual, enfoque en el punto central, medición puntual, etc. Cada cual tendrá los que más le apetezcan.

Digo esto porque puede ser típico que nos demos cuenta que estamos disparando a ISO3200 a plena luz del día, porque habíamos dejado así la cámara la sesión nocturna de ayer. Por poner un ejemplo.

Análogamente, también conviene acostumbrarse a ser conscientes de los valores que estamos utilizando, especialmente cuando empezamos una sesión de fotos. Y si somos conscientes en cada foto, mejor que mejor (recuerdo por enésima vez que la compensación de exposición se mantiene, no vuelve a 0EV con cada disparo).

Modo de exposición B (Bulb)

Algunas cámaras de gama media y alta incluyen el modo B (Bulb), en el que el obturador permanece abierto mientras se mantenga el disparador presionado hasta el fondo y se cierra al soltar el disparador. La ventaja es que permite exposiciones largas de más de 30 segundos (aunque también pueden ser menores, si se quiere).

Modo Bulb

Modo Bulb

Si tu cámara no dispone de este modo accesible directamente desde el dial, no te preocupes, se puede elegir el modo bulb como el tiempo de exposición (velocidad) mayor al superior (que suele ser 30 segundos). En modo manual aumenta el tiempo de exposición hasta llegar a bulb.

Este modo se suele utilizar con trípode y cable disparador. Los cables más sencillos disponen de un botón de disparo con las mismas funcionalidades que el de la cámara y una pestaña que permite su bloqueo, y lo mantiene apretado hasta que se suelta durante el tiempo que se desee. Es conveniente disponer de un cronómetro externo si no lo tiene la cámara.

Por supuesto hay otros tipos de disparadores electrónicos más complicados, que se puede programar el disparo y el intervalo de disparos continuos. Por ejemplo, si queremos disparar una foto cada x segundos para luego montar un video time-lapse. Algunas cámaras tienen también la posibilidad de disparo por control remoto.

Modos personalizables: C (custom) ó U (usuario)

Las cámaras de media y alta gama disponen de este modo o modos, que permiten registrar valores actuales de la cámara: modo de exposición, puntos de enfoque, modo de medición, ajustes personalizados, ISO, funciones de menú, modos de disparo (disparo a disparo, ráfaga), etc. etc.

Una vez registrada la configuración, se accede rápidamente a la misma eligiendo en el dial el modo asociado.

Modos personalizados

Modos personalizados

Algunas cámaras disponen de varios modos (C1, C2, C3 ó U1, U2), con lo obviamente podemos guardar varias configuraciones de usuario.

Tendrás que echar un vistazo al manual de tu cámara para ver cómo se comporta y cómo se configura en este aspecto.

Modos de escena

En cámaras de gama media y baja (no en las altas), se dispone de modos específicos para diferentes tipos de fotografías (retrato, paisaje, macro, objetos en movimiento, fotografía nocturna con o sin trípode, contraluz, etc.).

Modos de escena

Modos de escena

Estos modos no solo ajustan los parámetros de exposición (por ejemplo velocidades altas para objetos en movimiento, aberturas pequeñas para paisajes) sino que también los valores de creación de la imagen (nitidez, contraste, saturación, etc).

No recomiendo mucho su uso, excepto para aprender cómo lo hace la cámara en cada caso. Como veis, las cámaras profesionales no lo tienen…

Además suelen tener limitaciones, como es el caso de que no permiten todos los modos de medición. Por ejemplo mi cámara no deja disparar en formato RAW en estos modos, por lo que nunca los uso.

Modos A-DEP y DEP (Canon)

Y ya que estamos con el dial de modos… Los usuarios de algunas cámaras Canon pueden ver que disponen de la opción A-DEP o DEP. Se trata de modos que ajustan directamente la profundidad de campo, seleccionado automáticamente la abertura adecuada.

A-DEP (Auto-DEPth of field, profundidad de campo automática): requiere que la cámara disponga de múltiples puntos de enfoque. La cámara controla la abertura para tratar de dejar nítidos los objetos que queden bajo los puntos de enfoque (al realizar el enfoque se iluminan aquellos puntos que son utilizados en el cálculo).

Modo A-DEP

Modo A-DEP

DEP: este modo, más antiguo, es para cámaras con un único punto de enfoque y requiere que se realicen dos  disparos: uno para el sujeto principal y otro para el fondo (o máxima distancia enfocada). La cámara tratará de ajustar la apertura para dejar nítido ese rango de distancias.

Y seguramente tu cámara puede tener más modos que no hemos visto aquí. Así que una visita al manual se hace obligada. Y si alguno te parece interesante, puedes incluir un comentario.

¡Y por fin hemos acabado el tema! Se ha hecho más largo de lo que tenía pensado inicialmente…

Pues nada, nos vemos por aquí en la siguiente entrada. Muchas gracias.

Siguiente: Tema 9. Modos de disparo o avance
Ir al índice de temas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s