Tema 10. Enfoque automático (III)

Y finalizamos el tema del enfoque automático con esta entrada, que en principio estaba unida a la parte II y que he separado para que quede mas legible.

Empezamos con algunas recomendaciones a tener en cuenta para mejorar el enfoque, y por tanto la nitidez, de nuestras imágenes,

Algunas recomendaciones para mejorar el enfoque

Veamos algunas recomendaciones para sacar el mayor partido al sistema de enfoque automático de la cámara (podéis echar un vistazo a dzoom.org.es, photographylife.com, como os decía al principio de esta entrada).

Conoce los distintos modos de autoenfoque y estudia el manual de tu cámara, para ver todas las posibilidades que te ofrece: modo estático, modos dinámicos, conoce cuáles son los puntos de enfoque más precisos (en cruz), el modo de selección de puntos/área de enfoque, configuración de sensibilidad al seguimiento, micro ajustes, etc.

Quita las telarañas del manual de tu camara

Quita las telarañas del manual de tu camara


Considero que es importante empezar por comprender a fondo tu cámara, conocer todo lo que te puede ofrecer y también sus limitaciones. Practica los diferentes modos dependiendo del tipo de fotografía que hagas en cada momento. No te preocupes por no hacerlo bien al principio, siempre estamos aprendiendo (también me lo digo a mí mismo). El caso es no quedarse anclado en las opciones básicas de la cámara. La clave está en practicar, siendo consciente de lo que uno hace, claro.

Utiliza los puntos de enfoque más precisos, normalmente el central (tipo en cruz), pero no por eso hagas todos tus fotos con el sujeto principal centrado. Ten en cuenta que el tamaño del punto de enfoque puede ser mayor de lo que se presenta en el visor, por lo que puede enfocar una parte no deseada de la imagen. No es habitual, pero imagina un sujeto que aparece pequeño en la imagen y detrás hay un fondo de textura muy contrastada: es posible que tu cámara enfoque al fondo.

Si utilizas un zoom de calidad (que no varíe la distancia de enfoque con la distancia focal), puedes enfocar con la máxima distancia focal (“acercando” al máximo la imagen) para luego recomponer “alejando” (disminuyendo la distancia focal).

Enfoque a zoom máximo

Enfoque a zoom máximo


¡Ojo! Como te comento, si tu zoom no mantiene el enfoque al variar la distancia focal, este método no te va a servir.

Si tu cámara lo permite, prueba a disociar el enfoque del botón de disparo (asociándolo a un botón trasero, como “AF-ON”, controlado por el pulgar derecho). Al principio te puede parecer extraño, hasta se te olvidará enfocar antes de hacer alguna foto, pero te acostumbrarás pronto y considero que da mucha libertad de manejo.

Los sistemas de enfoque funcionan mejor con buena cantidad de luz por lo que, si es posible (en estudio, por ejemplo), añade alguna luz adicional para que la cámara actúe “más cómoda”.

Si tu cámara lo permite, también puedes activar los sistemas de asistencia al autoenfoque “AF Assist”, como puede ser un flash o mediante infrarrojos (suelen requerir que el modo de enfoque sea el estático “AF-S” o “One Shot”).

Los sistemas de enfoque, incluidos los de detección de fase, funcionan mejor al enfocar objetos contrastados, con bordes claros y bien definidos (la cámara no sabrá enfocar una pared completamente blanca o un cielo azul, pero lo hará bien si hay algún borde, como una grieta negra en la pared o el extremo de una nube).

A veces puede parecernos que una foto está ligeramente desenfocada cuando en realidad está trepidada (“movida”). Vigila que la velocidad de disparo sea lo suficientemente alta (puedes echar un repaso al tema 5, parte II). Para evitar trepidaciones, usar un trípode puede ser la mejor opción.

Si tu cámara dispone del modo de autoenfoque por detección de contraste, en modo Live View (ver la imagen por la pantalla, como las compactas), puedes utilizarlo. Se suele hacer cuando se usa trípode.

Las primeras cámaras réflex con Live-View no disponían de enfoque por detección de fase (como la Canon EOS 40D). Lo que sí permiten es elegir y ampliar una zona de la imagen para facilitar el enfoque manual.

Y si el sistema de autoenfoque falla en ciertas condiciones (por falta de luz, por ejemplo) siempre queda el enfoque manual.

Filtro polarizador y enfoque automático

Aunque ahora no vamos a hablar de filtros, sí que conviene recordar una particularidad de los filtros polarizadores y el autoenfoque.

Para fotografía tenemos dos tipos: lineales y circulares, que no tiene nada que ver con la forma externa que tenga el filtro en sí, sino en su construcción.

Un filtro polarizador lineal básicamente deja pasar la luz que oscila en una determinada dirección. Así, al girarlo podemos bloquear la entrada al objetivo de luces polarizadas como son el azul del cielo (se oscurece) y ciertos reflejos (se atenúan e incluso desaparecen).

Podéis imaginaros la luz de los reflejos vibrando de forma horizontal y giramos el filtro para que deje pasar la luz que vibra verticalmente, bloqueando los reflejos.

Esquema polarizador lineal (fuente: wikipedia.org)

Esquema polarizador lineal (fuente: wikipedia.org)

El problema es que los sistemas de enfoque por detección de fase suelen utilizar polarizadores para separar la luz en dos imágenes (las que vibran en una dirección por un lado y las que oscilan perpendicularmente por otro) y, al anteponer un polarizador lineal se elimina parte de la luz necesaria para el sistema de enfoque (podemos bloquear una de las dos imágenes, con lo que el sistema deja de funcionar).

Un filtro polarizador circular se compone de un filtro polarizador lineal más un filtro en cuarto de onda que vuelve a “repolarizar” la luz circularmente (hace que de nuevo oscile en todas las direcciones). Así el sistema de enfoque encuentra de nuevo luz que vibra en las direcciones necesarias para la descomposición en las dos imágenes que compara para realizar su función.

Esquema polarizador circular (fuente: wikipedia.org)

Esquema polarizador circular (fuente: wikipedia.org)

Los polarizadores circulares, al igual que los lineales, deben girarse hasta que bloqueen la luz no deseada.

En definitiva, la conclusión es que con cámaras de enfoque automático (por detección de fase) necesitamos utilizar filtros polarizadores circulares.

Un poco de ciencia-ficción: enfoque en postprocesado

Y ya para acabar por hoy, vamos a poner la imaginación a funcionar. Las cámaras actuales, al igual que el ojo humano, utiliza una lente convergente para formar una imagen y almacenarla lo más fielmente posible. Imaginaros que en lugar de captar una imagen, fuéramos capaces de grabar la luz que había en la escena original en ese momento. Sería algo así como captar para cada pixel la luz que llega en cada dirección.

Así se podría dejar para el postprocesado de la imagen, tareas como el reenfoque o el diafragmado (profundidad de campo). Incluso se podrían enfocar dos distancias diferentes dejando desenfocadas las distancias intermedias. En fin, las posibilidades serían infinitas. Claro que para conseguir una imagen de alta resolución se necesitarían ficheros de tamaño considerable.

Pero no es ciencia-ficción, actualmente ya existen las denominadas “cámaras plenópticas” o de campo de luz (traducción “al vuelo” de “plenoptic camera” o “light-field camera”, ver Wikipedia). Básicamente consta de una lente principal que produce la imagen y de una formación en rejilla de micro-lentes situadas cerca del plano focal. El sensor se coloca detrás de las micro-lentes. La desventaja actual es que la resolución es baja ya el número de píxeles coincide con el número de micro-lentes utilizadas.

Existe actualmente una cámara comercial de este tipo: Lytro (https://www.lytro.com/camera/). Y que conste que no recibo comisión, pero me parece interesante.

Si tenéis curiosidad, os recomiendo que echéis un vistazo a la galería de fotos (https://pictures.lytro.com/). Podéis elegir la foto y hacer clic con el ratón en la parte que queráis enfocar. También permite arrastrar el ratón sobre la foto, para cambiar ligeramente de perspectiva.

Galeria de imagenes Lytro

Galeria de imagenes Lytro

Y ya sí, damos por finalizado este tema dedicado al auto-enfoque. En la próxima entrega hablaremos de los formatos de captura de imagen (RAW, JPEG), las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

Como siempre, os espero por aquí. Y gracias por vuestra paciencia, ya que publico los temas algo más lento de lo que me gustaría.

¡Ah! Por cierto, no sé si lo sabíais, pero más abajo hay hueco para que pongáis vuestros comentarios 😉 😀

Siguiente: Tema 11. Formatos de captura de imagen: JPEG y RAW (I)
Ir al índice de temas.

Anuncios

3 pensamientos en “Tema 10. Enfoque automático (III)

  1. Pingback: canonistas.com

    • ¡Muchas gracias!

      Ya solo falta que retome el “curro”, porque por temas laborales tengo abandonado el blog… y lo que es peor, tengo abandonada la fotografía :((

      En fin, espero reiniciarlo en breve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s