Tema 12. Equilibrio de blancos (II)

Bueno, esta vez he superado mi record de tiempo sin publicar nada 😦 En fin… mejor no hacemos comentarios ni futuras promesas…

Seguimos con algunos aspectos algo más prácticos sobre el equilibrio de blancos. Empezamos viendo cómo actúa la cámara digital en este aspecto.

Entender cómo actúa la cámara digital

Si se elige (o lo hace la cámara en modo auto):

  • una temperatura de color baja, p. e. 3.200 K, la cámara entiende que la luz es rojiza (anaranjada) y le aplica un filtro complementario azulado,
  • y al revés: con temperatura de color alta (> 5.500 K), se entiende que la luz es azulada y la cámara aplica un filtro rojo-anaranjado.

Nos damos cuenta de que es fácil de memorizar: si bajamos la temperatura de color, la imagen resultante será mas “fría” (más azulada) y si la aumentamos será más cálida (anaranjada).

Esto es porque la cámara “compensa” el efecto de la temperatura de color de la iluminación (que, según vimos en la entrega anterior, a mayor temperatura, más fría es la luz).

Lo vemos en un esquema:

Compensacion neutra de balance de blancos

Compensacion neutra de balance de blancos


Vemos una rueda de color con el blanco o gris neutro en el centro. El eje horizontal va del azul (Blue) al ámbar (Amber) y el horizontal del magenta al verde (Green). Normalmente nos moveremos en el eje azul-ámbar que corresponde (aproximadamente) al eje de temperatura de color, solo que recorrido en sentido contrario (a baja temperatura corresponde el ámbar y a medida que aumenta pasa por el blanco neutro y va hacia el azul).

El color complementario es el simétrico respecto al blanco neutro: a la misma distancia desde el blanco pero en sentido contrario (simetría puntual).

Así en el esquema:

  1. La iluminación que vamos a corregir contiene componentes ámbar y verde (para que se vea en el ejemplo la corrección en ambos ejes).
  2. Al decirle a la cámara que corrija esta iluminación aplica un filtro complementario (simetría puntual respecto al blanco), con componentes azul y magenta.
  3. El resultado queda a mitad de camino entre el color corregido y el filtro complementario, es decir en el centro: blanco o gris neutro.

Bueno, con toda seguridad la percepción de los colores que hace el ojo humano no es tan lineal ni tan matemática, pero el esquema nos sirve para entenderlo.

Importante: estoy suponiendo que quiero conseguir blancos y grises neutros, pero no siempre eso es así: me puede interesar dejar cierta dominante de color. Por ejemplo, puedo querer dejar algo cálida una iluminación con luz de tugsteno, para lo que aplicaré una corrección “más suave” que no deje los blancos totalmente neutros.

Lo vemos en el siguiente gráfico (que no asuste tanta flechita, que lo explico a continuación):

Compensacion no neutra de balance de blancos

Compensacion no neutra de balance de blancos

En este caso vamos a movernos únicamente en el eje azul-ámbar (eje de temperatura de color) para simplificar algo el gráfico:

  1. Vamos a corregir una luz ámbar fuerte, como puede ser una bombilla o incluso una vela, pero me interesa que quede una cierta dominante cálida (no quiero que los blancos y grises queden neutros).
  2. Le “digo” a la cámara que corrija los blancos como si no fuesen tan anaranjados (como si tuviera una temperatura de color mayor a la que realmente tiene).
  3. La cámara aplica un filtro complementario respecto a la luz que quiero corregir: simetría puntual de la luz del punto 2 (se representa por las líneas naranja).
  4. El resultado de aplicar a la luz real (punto 1) el filtro (punto 3) será un color que esté a igual distancia de ambos (líneas azules). En este caso no es un blanco neutro sino algo más cálido (hacia el ámbar). Se puede jugar con la temperatura de color para conseguir una dominante más o menos cálida.

En fin, espero que haya quedado claro. Yo creo que es menos lioso de lo que aparenta.

En definitiva, la idea es que podemos utilizar la selección del equilibrio de blancos como recurso creativo. Por ejemplo, ¿qué temperatura de color elegiré si quiero hacer más roja una puesta de sol?
Como quiero darle un color más “cálido”, elegiré una temperatura de color alta (mayor de 5.500 K). Y, aunque se tenga menos control, también se puede elegir un valor prefijado de equilibrio de blancos, como puede ser “Nublado” o “Sombra”.

Por supuesto, si disparamos en formato RAW, podemos elegir el balance de blancos a la hora de revelado, pero os recomiendo que juguéis con la elección de la temperatura de color en la cámara para mejorar el entendimiento de este tema. Hay quienes son capaces de notar la diferencia tonalidad con el cambio de temperatura en 100 K (reconozco que no es mi caso 🙂 ).

Controles adicionales del balance de blancos

Relacionados con este tema, vamos a ver a continuación otros controles que nos permiten las cámaras, como son la corrección adicional y el “ahorquillado” o “bracketing”.

Corrección adicional del balance de blancos en la cámara

Además de los ajustes que hemos visto hasta ahora, las cámaras suelen disponer de un ajuste adicional de precisión. Digo adicional porque su efecto es el de un filtro que se añade al filtro de color utilizado al de la configuración principal del balance de blancos de la cámara.

Por ejemplo si selecciono el control principal de balance de blancos para día nublado (6.500 K), quiere decir que informo a la cámara que utilice un filtro cálido. En el en ajuste fino adicional puedo añadir a este filtro, más ámbar o más azul, además de magenta o verde (el otro eje).

Digamos que este ajuste fino equivale a añadir un filtro software a la imagen resultante: si se elige, por ejemplo, un filtro azul, la imagen creada aparecerá más azulada. Sencillo, ¿no?

Horquillado automático del balance de blancos

Las cámaras tienen la posibilidad de tomar varias imágenes con variaciones en el equilibrios de blanco. Es el horquillado o ahorquillado (“bracketing”, en inglés), y es el mismo concepto que ya vimos para exposición automática (tema 8, parte II).

Las cámaras Canon suelen disparar 3 imagenes, permiten elegir la cantidad de corrección y el eje de variación, azul/ambar (Blue/Amber) o bien en el magenta/verde (Magenta/Green). En la misma ventana de menú se puede eligir:

  • el desplazamiento o ajuste fino, asociado al control joystick, si la cámara lo tiene
  • y el eje B/A ó M/G y cantidad de corrección con el dial secundario: si se gira a la derecha (a favor de las agujas del reloj) corrige el eje horizontal B/A (azul-ámbar) y a la izquierda el vertical M/G (magenta-verde). A mayor giro, mayor cantidad de corrección (entre 0 y 3 puntos). Si la cantidad de desviación es 0, no hay ahorquillado (los tres puntos coinciden en 1).

No olvidarse de pulsar el botón Set para establecer la elección (o bien Info si se quieren borrar ambos ajustes).

Correccion y ahorquillado de balance de blancos (Canon)

Correccion y ahorquillado de balance de blancos (Canon)

En el esquema puede verse una corrección o desplazamiento (shift, en inglés) de 3 puntos de ámbar (A3) y 2 de verde (G2), y en ambos ejes una amplitud de ahorquillado de 3 puntos. En ambos casos la cámara dispara tres fotos con las correcciones correspondientes a los tres puntos que aparecen en cada pantalla.

Las Nikon permiten elegir el número de disparos del ahorquillado (2, 3, 5), además de la amplitud. Si disparas en RAW, este control está inactivo y tampoco permite el ahorquillado en el eje verde-magenta.

Unas recomendaciones (pocas)

Vemos ahora unas pocas recomendaciones. Por supuesto, “cada maestrillo tiene su librillo”, por lo que podréis oir sugerencias opuestas dependiendo de con quién habléis. Así lo que os propongo son algunas ideas que se pueden tener en cuenta, y que conviene que cada cual las pruebe y vea si se ajustan a su forma de trabajar.

Trata de hacer siempre el ajuste de blancos en cámara

Cuando se dispara en RAW, se suele tener tendencia a dejar el balance de blancos para el procesado o “revelado”. Sin embargo, muchos fotógrafos profesionales, sobre todo los que vienen de la fotografía de película, recomiendan elegir bien el equilibrio de blancos a la hora de disparar.

Las ventajas son varias:

  • Aprenderemos a tener un buen dominio del balance de blancos. Con la práctica cada vez lo vamos haciendo mejor.
  • El procesado de las imágenes será más sencillo ya que este tema lo llevamos resuelto desde la cámara.
  • Puede no ser fácil elegir el balance de blancos adecuado a la hora del procesado, o nuestro criterio no sea muy fiable. Si queremos blancos y grises neutros, los programas de revelado lo hacen automáticamente, pero si queremos darle una dominante diferente, necesitaremos en primer lugar un monitor calibrado y tenemos el inconveniente de que el ojo humano “tiene poca memoria de color”, se acaba adaptando a la dominante y “dejamos de verla”.

Por supuesto, como vimos en el tema 11, si disparamos en JPEG es obligado hacer un balance de blancos adecuado en cámara, porque si no, podemos haber perdido información de color no recuperable en el procesado.

Evitar el modo automático de balance de blancos

Sobre todo con condiciones de luz que no varíen, como es el caso de una sesión en estudio, suele ser recomendable seleccionar un balance de blancos único para toda la sesión. Así queda garantizada la homogeneidad de las tomas en este aspecto. Por contra, en automático (AWB) la cámara puede incluir pequeñas correcciones de foto a foto, con lo que a la hora del revelado puede que no tengamos la homogeneidad que nos gustaría. Y tratar de conseguirla puede convertirse en un trabajo extra.

También los modos manuales nos dejan mayor control: por ejemplo en un atardecer la cámara puede tratar de disminuir la dominante rojiza, dejando los colores más apagados; cuando quizás lo que nos interese sea lo contrario.

De todos modos, cada vez las cámaras ofrecen mejores sistemas automáticos de equilibrio de blancos, con lo cual en situaciones de luz cambiante, sí puede ser recomendable utilizar el modo automático, en lugar de estar cambiándolo constantemente o dejar el trabajo para el procesado (si disparamos en RAW).

Además, fotógrafos de peso como José María Mellado aconseja el uso del modo automático para que la cámara calcule correctamente la desviación verde-magenta, así bastará con cambiar la temperatura de color el en procesado. (Ver video de procesado con Adobe PS Lightroom).

Procesar con varias dominantes y elegir

Como hemos comentado, nuestro sentido de la vista tiene “poco recuerdo” de la tonalidad de color con lo que si corregimos “a mano” podemos obtener balances inadecuados.

En este sentido José B. Ruiz en su curso Un año de fotografía, nos propone “revelar” la misma fotografía con varias dominantes de color y visualizarlas a la vez para elegir aquella quen más nos guste.

Hay que tener en cuenta que la elección de una dominante u otra puede ser un recurso creativo. Quizás nos interese dar un tono más cálido al que tenía la escena en realidad. Si os fijáis en el cine la mayoría películas suelen tener ciertas dominantes para dar una cierta sensación o respuesta emocional del espectador (en realidad no solo dominante sino un procesado o tratamiento específico que suele incluir más aspectos estéticos).

Más información

Y ya para acabar el tema os dejo algunas referencias, por si queréis ampliar sobre el tema.

Balance de blancos bajo el agua

Para los que os gusta o vais a hacer fotografía submarina, el balance de blancos es muy importante dada las fuertes dominantes azules (que aumentan con la profundidad de inmersión). Aquí teneís un enlace a un artículo del blog de Víctor Tabernero.

Uso de tarjeta gris

Para realizar el balance de blancos, se realiza un disparo a la tarjeta gris en el sitio donde vamos a hacer la sesión fotográfica, de modo que la tarjeta se encuentre bajo las mismas condiciones de iluminación que los elementos que queremos fotografiar posteriormente (tomado de dzoom.org.es).

Se elegirá la opción de balance de blancos personalizado, tal como vimos en la entrada anterior.

Uso de expodisc

El ExpoDisc es una especie de filtro de la casa ExpoImaging, que se enrosca al objetivo y permite rápidamente hacer un balance de blancos (también con el modo personalizado y disparando hacia la fuente de luz).

ExpoDisc

ExpoDisc

Ver más información en dzoom, xatakafoto, canonistas.com.

Como es un artículo bastante caro, siempre se pueden hacer pruebas con “expodisc’s caseros” como nos muestran en el foro elclubdigital.com.

 

Y finalizamos por hoy. En la próxima entrada hablaremos sobre diagramas de color (y eso que en esta entrada ya ha aparecido una rueda de color).

Siempre digo que os espero por aquí… pero casi que es al revés (sois vosotros los que tenéis que esperar)…

Siguiente: Tema 13. Introducción al color (I)
Ir al índice de temas.

Anuncios

5 pensamientos en “Tema 12. Equilibrio de blancos (II)

  1. Alberto, vale la pena esperar. No es fácil y además gratuito, encontrar tan excelente información teórico/práctica sobre el tema en un solo sitio.
    Muchas gracias.
    Un abrazo desde Colombia

    • Muchas gracias a ti, Nestor, por tu comprensión y por tus palabras.
      La verdad es que comentarios como el tuyo, me dan energía y fuerza para seguir.
      Va un abrazo desde España para Colombia

  2. Wow Alberto, esta muy bien explicado, yo apenas me estoy iniciando en este mundo de la fotografía, que bueno que encontré tu blog ya que veo que esta muy completo y con información de calidad, se que aprenderé mucho, así que va a mis favoritos, un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s