Tema 6. Sensibilidad (ISO) y ruido

Vemos hoy el último de los tres controles que actúan sobre la exposición: la sensibilidad del sensor o película, que nos indica la cantidad de luz o energía luminosa que requiere la superficie del captor.

La sensibilidad se mide en valores ISO, que son los mismos que los antiguos ASA utilizados en las películas. Se trata de una escala lineal: quiere esto decir que una sensibilidad ISO de 400 es el doble de una de valor 200, lo que indica que es el doble de sensible o que requiere la mitad de luz (un paso menos o -1EV). Y al revés, ISO 100 requiere un paso más (+1EV) que ISO 200. Ver wikipedia.

Mientras que con película fotográfica, todas las fotos deben dispararse a la sensibilidad para la que está fabricado el carrete, las cámaras digitales tienen la gran ventaja de que permiten variar la sensibilidad foto a foto de forma independiente.

Si bien aumentar la sensibilidad de una toma permite trabajar con menos luz, tiene un precio y es, básicamente, el aumento del ruido o grano en la imagen.

Vamos a profundizar un poco en el tema.

Cómo funciona la selección de ISO en las cámaras digitales

Realmente el sensor de la cámara digital tiene una sensibilidad nominal fija, que suele ser estar entre ISO 100 y 200. Lo que se hace es introducir un amplificador de ganancia variable que aumenta la señal a la salida del sensor. Lógicamente, el valor de esta ganancia estará de acuerdo a la sensibilidad seleccionada.

Lo vemos en un esquema (puedes hacer clic para ampliarlo y flecha “Ir a página anterior” en el navegador para volver):

Esquema amplificación ISO variable

Esquema amplificación ISO variable

Sigue leyendo